abril 10, 2021

BOGOGRAFO DC

Una ciudad extendida

Conservar una obra de arte a través del tiempo

¿Te imaginas como con el paso del tiempo el preservar una obra de arte cuesta tanto como hacerla o quizás mucho más?, durante décadas, el hombre ha querido inmortalizar tiempos y espacios para dejar un legado tras miles de obras que dan cuenta de historias, hazañas, guerras, perspectivas de vida tanto individual como colectiva, etc. especialmente a través de la representación que ofrece la pintura, los libros, la escultura, etc. y no es para menos ya que gracias a los valiosos esfuerzos que interesados en el tema, investigadores, curadores, artistas y gestores culturales, se ha podido trascender en los métodos, técnicas y formas para que se siga dilucidando de generación a generación cada proceso histórico. Las obras en su conjunto llegan a conformar para la sociedad y para el mundo entero la más valiosa riqueza o patrimonio inmaterial que da lugar al reconocimiento de una cultura, de un pueblo o de una persona. Este patrimonio cultural como se le ha denominado a esa serie de obras que han logrado mantenerse a lo largo de la historia y tienen un valor etéreo para una nación o una comunidad específica o para un individuo, ha logrado conquistar miles de públicos, no solo por su técnica y el trasfondo étnico, cultural y social que conlleva su lectura sino también porque toma mayor valor o fuerza al reconocerse los materiales y formatos en que fueron diseñados; precisando materiales que de alguna u otra forma, han sellado el estado y perduración de la obra.

La conservación de bienes culturales como óleos, acetatos y libros en un museo, biblioteca o quizás una sola pieza que deseemos conservar en nuestra casa, puede llegar a costar muchísimo, sin embargo, tras esta misma preocupación existen o han existido multitudes de métodos que han facilitado la realización de este tipo de tareas. Los métodos pueden llegar a ser puramente artesanales o completamente diseñados con técnicas y herramientas específicas (puntualmente en la restauración); en cualquiera de los casos, existen principios que nos facilitarán la conservación de una obra dentro de la tan valorada máquina del tiempo, por ello aquí les compartimos algunos consejos o tips al respecto:

1. Es importante intervenir la obra ya sea en su restauración o conservación de manera muy exacta, puntual y sencilla, evitando el mayor número de manos sobre ella, es decir, a menor intervención, menor posibilidad de incidir en errores que a futuro pueden afectarla.

2. Algunas veces y de acuerdo a los materiales con los cuales fue elaborada la obra es casi que inútil evitar su deterioro, especialmente al intentar devolverla a su estado inicial, sin embargo, contar con los materiales y métodos apropiados, muy seguramente se lograría que la obra perdurara un poco más.

3. Hay que tener en cuenta: tipo de soporte, fecha de creación o edad de la obra, lugar donde se ha encontrado o se mantendrá;

4. Por otra parte,cuando se procede a examinar el estado de la obra, es necesario que si bien no somos unos expertos o profesionales en el tema, podamos contar con el consejo y supervisión de un experto, quien a su vez determinará cuál es la estrategia de conservación y/o restauración o cuidado más apropiada según sea el caso.

5. Si lo que conservamos es un óleo o pintura que hemos realizado o nos han regalado recientemente, podemos de manera preventiva tomar acciones para minimizar o evitar futuros deterioros tales como: mantenerla en un lugar limpio y libre de humedad, temperaturas extremas evitando dejarla en un lugar donde pueda estar expuesta a alguna fuente de calor o frio así como hacer regularmente revisiones a la misma.

6. No es conveniente la exposición al sol directa ya que factores como las radiaciones puede causar daños irreparables.

7. Evita atender a mitos sobre formas en que se limpia la obra, especialmente cuando usamos materia orgánica ya que lo único que puede conseguir es que se adhieran o se atraigan insectos y microorganismos que podrán afectar la obra.

8. Las pinturas, especialmente aquellas que están hechas en óleo no deben limpiarse con agua, debe retirarse el polvo delicadamente con pinceles suaves y /o telas que remuevan el polvo de manera rápida y eficaz como los plumeros.

9. Utiliza generalmente soporte de cartón que no contengan ningún ácido, así mismo examina periódicamente el dorso y el marco si fuese el caso para verificar que nada se ha adherido y se mantienen en buen estado.

10. Si aparecen manchas, grietas, la tonalidad cambia o la pintura se levanta del lienzo, es necesario dejar en manos de un experto el cuadro o la pintura.

No olvides que si sales de viaje y decides dejar o guardar en algún lugar las obras para su conservación, cerciórate que sea un lugar con luz, pero no demasiada, segura pero sin exposiciones exageradas de calor, oscuridad u otros riesgos.

By Bogografocultural@gmail.com

Deja un comentario

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.